LaS cOMPETENCIAS DEL INVESTIGADOR

Un Estudio Interpretativo

 

 

Eddy Urdaneta (2001)

 

Trabajo basado en Urdaneta, Eddy (2001): Un Modelo Interpretativo de las Competencias del Investigador. Tesis Doctoral. Maracaibo: URBE, LINEA-I

 


 

 

 

 

 

INTRODUCCIÓN

 

            Los estudios de postgrado según Morles y otros (1993) tienen como propósito contribuir con el mayor volumen de investigación mediante dos aportes estrechamente interrelacionados: haciendo investigación y formando los recursos humanos que constituyen las generaciones de relevo de los investigadores de carrera que se retiran y los requeridos  para el crecimiento y fortalecimiento de una verdadera comunidad científica.

            Estas funciones que deben cumplir los estudios de postgrado, exige a quienes participan en ellos el desarrollo de habilidades, destrezas y capacidades que le permiten realizar investigaciones que contribuyan con las necesidades de la sociedad. Desde esta perspectiva resulta interesante analizar la problemática que enfrentan los participantes de las diferentes maestrías y doctorados para elaborar su tesis y trabajos de grado. Según Valarino (1995) un elevado número de estudiantes que inician sus estudios de postgrado, concluyen las asignaturas y nunca realizan el proyecto de investigación. La deserción de los estudiantes es también elevada, esto lo asocia con un fenómeno denominado el síndrome TMT. (Todo Menos Tesis). Algunos investigadores entre ellos Padrón (1996) sostiene que la manera como se administran las asignaturas relacionadas con el eje de investigación, está asociada con este problema, ya que en ello se atiende específicamente la parte operativa y no se desarrollan las competencias necesarias para ejecutar los procesos de investigación.

            Para realizar una investigación es necesario que la persona tenga dominio sobre la comprensión y análisis de los componentes empírico, teórico y metodológico que intervienen en el proceso. En este punto de reflexión este trabajo pretendió detectar los factores que constituyen las competencias del investigador, con el propósito de construir un modelo interpretativo  al integrar; conocimientos, habilidades y destrezas con actitudes, valores, principios y hábitos de trabajo entre otros, para lograr la ejecución de la actividad investigativa en forma exitosa.

            La estructura del trabajo quedó conformada por: el Contexto problemático, las bases teóricas, la  metodología,   la presentación y análisis de los resultado, el modelo teórico y las aproximaciones de tecnologías de intervención para el desarrollo de las competencias para investigar.

 

PLANTEAMIENTOS CENTRALES

El Problema

            Para el estudio de la variable  fundamental de este problema: Factores que constituyen las competencias del investigador, se consideraron los componentes que intervienen en el proceso de investigación, se analizaron los elementos  que conforman la esfera personal  del individuo como aspectos centrales en la dirección de su conducta. Se parte del supuesto que en todas las actividades que realiza una persona, interactúan; motivos, valores, conocimientos, habilidades y destrezas, entre otras. La manera como están presentes en cada sujeto, propicia el éxito o fracaso en su actuación.

            Otros elementos considerados  relevantes son los que forman parte del subcomponente organizacional: tipo de aprendizaje, cultura, clima y estructuración, los cuales integrados a los planteados anteriormente en el plano personal determinan la dirección de los procesos de investigación y evidencian el nivel de desarrollo de las competencias requeridas para ejecutar estas acciones; las cuales deben estar en concordancia con las necesidades de su entorno. La forma como se abordan los problemas y sus soluciones reflejan las competencias que han logrado activar en los contextos de postgrado.

Dentro de este contexto resulta interesante estudiar la situación que se presenta en los postgrados en relación con el gran número de participantes que al finalizar la escolaridad pierden interés para realizar el trabajo de grado, lo que pudiera estar asociada con la poca atención que se brinda al desarrollo de habilidades no cognoscitiva y que tienen relevancia para la actuación de las personas en sus funciones. La gravedad de la situación se evidencia en los resultados obtenidos por Valarino (1.996) en su estudio Síndrome toda menos tesis, en el cual detecta que un gran número de participantes que se inscriben en las maestrías y doctorados no culminan los estudios ni las tesis. Otros, requieren de un tiempo mayor de cuatro años para finalizar. Y existe un grupo también numeroso, que finaliza las asignaturas y no culminas su trabajo de grado.

            Dentro de este marco de referencia, se puede inferir que en los programas de postgrados de la universidades del país se consideran las investigaciones realizadas por los estudiantes, como un hecho que es objeto de evaluación, tal como lo plantea Padrón (1.994) en la descripción de la concepción escolar que predomina en las instituciones de educación superior, señala que la investigación se advierte solamente como una acción escolar calificable y no como un producto que puede ser aprovechado dentro de algún plan global de investigación.

            Esta concepción escolar, orienta el trabajo que se realiza en las asignaturas del eje de investigación hacia el estricto cumplimiento de entrega de un trabajo de grado, sin tomar en cuenta si se desarrollan en los participantes las habilidades para la indagación. Al respecto resulta interesante atender los planteamientos hechos por Rogers en Dicaprio (1.995) cuando sostiene que toda persona tiene fuerzas constructivas en su personalidad las cuales necesita operar, para ello es importante propiciar las condiciones con una tendencia inherente al desarrollo y a la actualización.

            De acuerdo con lo evidenciado en los postgrados de la Universidades del país, cabe destacar que tales condiciones no se proporcionan a los participantes, así lo demuestra un trabajo realizado por la coordinación de investigación de la Universidad Rafael María Baralt, el cual consistió en una revisión del comportamiento de las cohortes VII, VIII y IX de las cuatro maestrías que oferta. En la jornada de evaluación participaron facilitadores, coordinadores académicos, coordinadores administrativos, director y estudiantes que habiendo finalizado la parte académica se encontraban en dificultades para realizar el trabajo de  grado.

            Las conclusiones, reflejaron algunas dificultades para lograr la culminación de las tesis asociadas con elementos institucionales tales como: falta de políticas de asesorías, deficiente dotación física, biblioteca, hemeroteca y edificación y ausencia de líneas de investigación. En mayor escala se detectaron problemas inherentes al proceso de formación ya que no existe homogeneidad  de criterios  metodológicos y bajo número de personal disponible especializados en investigación.

Otros aspectos resaltantes fueron: la poca claridad paradigmática, el escaso cumplimiento del rol de docente investigador, baja motivación y falta de aptitudes para la investigación. Los resultados obtenidos se compararon mediante el análisis de documentos con la Universidad del Zulia, Central de Venezuela y la Simón Bolívar; encontrándose una situación similar.

            Esta situación requiere un cambio, que propicie la pertinencia de la Universidad con la sociedad a través del trabajo de investigación, realizados por personas  que hayan desarrollado habilidades y destrezas, y en ese sentido utilizarlas en  su vida profesional para proponer y ejecutar soluciones en el ámbito donde se desenvuelven.

            En este contexto, es importante señalar la demanda del individuo por un proceso de formación generador de las capacidades cognoscitivas, creativas y organizativas exigidas por una sociedad moderna. Estas exigencias ponen al descubierto las dificultades  presentes en el sistema educativo, el cual se centra específicamente en el área conceptual del individuo, como la única dimensión donde se genera el aprendizaje, a pesar de que se ha hablado por mucho tiempo sobre una formación integral.

            Al respecto, Moreno (1.993) sostiene que los procesos de aprendizaje se dan no sólo en la dimensión intelectual sino también en los aspectos afectivos, psicosociales, corporales y los de valores, los cuales deben darse en forma interconectados. Por tal razón, el proceso de formación debe atender la interrelación que pudiera darse en las áreas cognoscitivas, referidas a las diversas acciones realizadas por el individuo, a través de las cuales  manifiesta su capacidad para razonar sobre una información obtenida, establecer relación entre los componentes y organizarlos en forma coherente con las no cognoscitiva las cuales orientan el aspecto actitudinal y actuación del individuo.

La forma como se abordan estos elementos que constituyen la acción de investigar está relacionada con el éxito o fracaso del proceso, así mismo el nivel de desarrollo de las competencias que adquieran los participantes, está asociado con las dificultades que enfrenten para atender la realización de los trabajos de grado y de tesis. Esto plantea una serie de interrogantes para quienes están involucrados en este medio. Para efectos de esta investigación se formula la siguiente: ¿Cuáles son los factores que constituyen las competencias del investigador?

 

Objetivos de la Investigación

Objetivo General

            Formular un modelo interpretativo de las competencias del investigador que permita diseñar tecnologías de intervención en el área de las necesidades de formación de investigadores.

Objetivos Específicos

            Analizar la experiencia personal de distintos investigadores de reconocido prestigio, de producción consolidada y de trayectoria profesional destacada.

            Analizar las teorías de la acción, de la investigación y los marcos conceptuales en torno a la noción de competencias.

            Interrelacionar los resultados de los dos objetivos específicos anteriores en un modelo interpretativo que permita comprender las competencias del investigador reconocido y derivar algunas propuestas o tecnologías de intervención para la praxis de la formación de investigadores.

PLATAFORMA TEÓRICA

La fundamentación teórica del estudio se centra en los postulados de las teorías de la acción disponibles. ( Parsons  y Shils, 1962  y  Padrón, 1994). Se consideró interesante  apoyar la investigación en el esquema clásico propuesto por Parsons y Shils, atendiendo criterios de susceptibilidad de concatenación con los otros elementos teóricos utilizados.  Es importante señalar que no se tomaron todos los argumentos propuestos por los autores en ese plano fundamental.

            Se estableció una relación con la teoría de la investigación y los marcos conceptuales sobre las  competencias, tomando como base la posibilidad de analizar desde el punto de vista teórico el proceso de investigación y las competencias requeridas, apoyados en conceptos estructurales y funcionales que evidencian la necesidad de una red de relaciones significantes, en la cual las partes se hallan ordenadas y concertadas  en un todo y percibidas como un conjunto, en el cual se refleja la orientación de valores del individuo hacia la vida, con metas específicas a corto y largo plazo, que le sirven de guía para su actuación. Así mismo las habilidades  para lograr las metas, determinadas por  la intención de la persona.

Los planteamientos desarrollados en las tres teorías, hacen referencia a la actuación del individuo en forma general y específica. En ellas se distinguen tres elementos fundamentales y análogos, aunque plasmados con denominaciones diferentes, se pueden establecer semejanzas en sus contenidos. Ellos pueden englobarse en las siguientes dimensiones: personal, organizacional y social.

Dimensión personal. Ésta se expone como una estructura compleja y dinámica que permite al individuo desarrollar relaciones estables y adecuadas a las condiciones y circunstancias de su ambiente. En este contexto la tesis desarrollada por la teoría de la acción resalta  los rasgos asociados con la individualidad de la persona, los cuales son evidenciados  en su actuación. La manera como el individuo realiza sus actividades  es guiada por un conjunto de elementos  que lo diferencia de los demás.

En la teoría de la investigación, estos aspectos se conciben como el estilo epistémico que actúa como el patrón operativo de cada cual y desarrollado en la medida en que logra su formación. Igualmente  los postulados registrados en  la teoría de las competencias, la cual  destaca la integración de los rasgos de personalidad, aptitudes y experiencias como componentes básicos para guiar las actividades de las personas,  los cuales determinan las diferencias entre ellas. Este agregado de nociones, recursos y principios incluye: conocimientos, disposiciones, necesidades, aptitudes, motivación, expectativas, catexias  y metas.

La dimensión personal  tal como se planteó anteriormente involucra el conjunto de variables aportadas por el individuo, la persona posee conceptos, habilidades, motivación, expectativas, una orientación particular  al trabajo, rasgos de personalidad como sociabilidad, extroversión, creatividad, competitividad, o cualquier otro. También trae expectativas  acerca de lo que debe ser el trabajo a realizar,  necesidades económicas, familiares, sociales o personales que desea satisfacer.

 Además cuenta con derechos que deben ser respetados y considerados; como el derecho a recibir un trato justo, a ser retribuido con equidad, a ser tratado con respeto, a ser reconocido por sus esfuerzos y contribuciones. Todos estos aspectos son tocados por la teorías  desarrolladas en esta investigación y  las engloban en tres áreas fundamentales: conocimientos, actitudes y habilidades.

El conocimiento,  es un proceso complejo el cual se inicia con la percepción o registro  de la realidad, pasa por la formación de conceptos que son representaciones racionales de ella y termina con actuaciones  o reacciones inspiradas por tales conceptos, es decir representaciones elaboradas por el hombre en el contacto con su mundo interno y externo. Al construir esas imágenes el individuo se orienta por el marco de referencia que posee, el cual está asociado con  el paradigma básico desarrollado; la lente a través de la cual ve el mundo. 

Actitudes, consisten en la conjunción de tres elementos estrechamente articulados  que afectan la razón, el sentimiento y la tendencia a la acción, tienen un componente cognitivo o de representación, un componente afectivo que suscita preferencias y estados emocionales y un componente conductual el cual  genera una tendencia específica a la acción.

Habilidades, se refiere al dominio adquirido en una actividad. Están representadas por las ejecuciones de asimilación de la realidad y de respuestas adaptativas. Se convierten en una realidad dinámica y visible a través de la acción que inspiran y regulan. Existen diferencias individuales importantes en el grado de desarrollo  logrado por  las personas en sus habilidades, éstas no se pueden apreciar directamente, se tiene acceso a ellas solamente a través de sus actuaciones.

 Dimensión organizacional. Coinciden las teorías y los marcos conceptuales, en que los individuos actúan en un contexto determinado y su comportamiento se da en situaciones donde se incluyen la interacción de sus características personales con las de la situación afrontada. En este sentido se pueden mencionar   como  elementos de la organización que intervienen  en este proceso, determinando conjuntamente con otros aspectos el éxito o fracaso de su actuación, al  ambiente, la estructura, las  normas y procedimientos; dicho de otra manera, la cultura de la organización.

Dimensión social. Esta condición se refiere al contacto permanente del individuo con otros, ya sean compañeros de trabajo, colegas, integrantes de otras organizaciones, incluye  además el trabajo en grupo o con grupos. Estos aspectos se consideran relevantes en las tres teorías analizadas, señalan que  la interacción, activa el esfuerzo mental productivo mediante la discusión y las sugerencias útiles, resaltan  ese intercambio de ideas  como elemento potenciador de los conocimientos de quienes intervienen en ello; una nueva idea o una solución a un problema, pueden surgir del cúmulo de información  manejada por  tres o más personas.

En el contenido de las teorías, se evidencia que esta oportunidad de intercambio provee un medio valioso para descubrir  los errores y las  ideas basadas en información falsa o razonamiento dudoso, así como también el de representar un factor estimulante, alentador y placentero especialmente, cuando existen dificultades. El valor asignado  al trabajo en conjunto, radica en  la posibilidad de contar con miembros que se apoyan en la colaboración y la combinación de capacidades para alcanzar  un mismo fin.

DESARROLLO  OPERATIVO

            En esta parte del trabajo, se presenta la dirección seguida en la investigación en relación con:  la postura filosófica,   el enfoque, tipo de investigación, vía del conocimiento, estilo de pensamiento, los datos y las fases.

Matriz Epistemológica

Postura

Filosófica

Enfoque

Epistemológico

Tipo de

Investigación

Vía del Conocimiento

Estilo de

Pensamiento

 

Idealismo

 

 

Fenomenológico

 

Interpretativa

 

Inductiva

 

Intuitivo

Introspectivo

 

Postura filosófica. El idealismo sirve de plataforma al proceso de la investigación el cual, de acuerdo con Padrón (1992) plantea que las realidades objeto de conocimiento, pueden o no existir en sí mismas, lo cual es irrelevante. Lo importante, en cuanto objeto de conocimiento, es la reconstrucción mental que en el  nivel de simbolismos socioculturales compartidos colectivamente, hacen de dichas realidades los miembros de una sociedad determinada en un momento histórico determinado. Enfatiza, la  importancia de realidad en cuanto representación simbólica o construcción psico-social, es decir,  el modo en que la gente interactúa con ella; las personas no actúan frente al mundo tal como éste es, sino tal como ellas lo ven.

             Enfoque fenomenológico. La investigación se aborda dentro del enfoque fenomenológico, el cual orienta el inicio del trabajo hacia la determinación de los factores constituyentes de las competencias del investigador,  guía el estudio hacia el análisis de la vida interior  del individuo; esto es sus experiencias de los fenómenos o apariencias tal y como ocurren en lo que Husserl, citado por Campbel (1992) denomina arroyo de la conciencia. Para este autor la experiencia no se da simplemente a los individuos,  ella es intencional, en tanto que implica a la persona cuya atención se dirige hacia los objetos, los cuales hacen  que su experiencia sea como es. Estos objetos se perciben a la luz  de las experiencias pasadas y el conocimiento adquirido. Toda conciencia, es por tanto, conciencia de un objeto y, por consiguiente,  parte de una construcción del individuo dirigiendo su  atención hacia los objetos de su conciencia.

            Al referirse a la fenomenología Padrón(1992) sostiene que el conocimiento se concibe  como captación  o comprensión esencial de un mundo cuyo acceso resulta mediatizado   por las construcciones simbólicas del sujeto. En este contexto el carácter fenomenológico de esta investigación, tiene como plataforma la convicción de que la realidad estudiada; su naturaleza y estructura  son captadas desde el marco de referencia interno de los sujetos quienes la viven y experimentan, esto significa que la esencia de ella tal como lo plantea Martínez (1989) depende del modo como es vivida y percibida por el individuo; es decir, una realidad interna y personal, única y propia de cada ser humano.

 Desde esta perspectiva se procuró obtener información sobre las vivencias  que los investigadores  entrevistados revelaran y así sistematizar  y categorizar las ideas análogas que los informantes emitieran en relación con el proceso de investigación, con el fin de elaborar una estructura común  representativa de esas experiencias vivenciadas.

Tipo de investigación. La investigación interpretativa, de acuerdo con Martínez (1999) tiene como finalidad  el  “observar algo y buscarle un significado” (p. 177) Así mismo, indica, que en este tipo de investigación el grupo estudiado es visto holísticamente, ya que cada cosa se vincula con todas las demás y adquiere su significado por esa relación.

Esos puntos de vista se desarrollan en esta investigación y se visualizan en los siguientes aspectos: se inicia con las experiencias de investigadores activos  en sus propios contextos, para ello se realizaron conversaciones a través de entrevistas, en las cuales  se procuró que los informantes expresaran con libertad sus procesos de formación como investigadores. Igualmente se revisaron biografías de investigadores de trayectoria reconocida, lo cual permitió conocer a profundidad la práctica investigativa generada por medio del aprendizaje directo e indirecto, así como también los criterios y fenómenos organizacionales que propician el desenvolvimiento de las competencias para la ejecución de los procesos investigativos.

En este estudio se puso especial interés en establecer la relación entre los elementos de los factores personal y socio-organizacional,  evidenciados en las intervenciones de los informantes clave y en las revisiones de las biografías de investigadores reconocidos, atendiendo así el carácter holístico de este tipo de investigación.

            Vía del conocimiento. El estudio se realizó  mediante la vía inductiva, la cual de acuerdo con  Padrón,  (1992) permite considerar los casos singulares como clases de cosas o hechos, relacionados entre sí en virtud de ciertas propiedades comunes, y una alternativa para representarlos es, examinarlos todos o una parte significativa de ellos para determinar regularidades, explicaciones de las mismas y esquemas generalizados que con el tiempo se van reajustando  o sustituyendo de acuerdo con lo que vaya resultando de sus confrontaciones con la realidad.

 Esto evidencia, que la obtención del conocimiento mediante esta vía, se fundamenta en generalizaciones progresivas partiendo de los casos particulares. En esta investigación se realizó una representación general de los factores que constituyen las competencias del investigador teniendo como plataforma el estudio de situaciones particulares.

            Estilo de pensamiento. Los aspectos presentados, evidencian el estilo de pensamiento que predomina en la orientación del proceso, este es el intuitivo introspectivo, el cual evidencia una orientación vivencial hacia los sucesos, predomina el lenguaje verbal, privilegia las referencias de validación  situadas en los simbolismos socioculturales de un momento-espacio (sujeto temporal)

Fases de Trabajo.             

Selección de los Informantes clave. Para efectos de esta investigación se contó con veinte informantes claves, quienes son docentes  e investigadores activos, pertenecientes a la Universidad del Zulia (LUZ), Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt (UNERMB). La selección se concretó sobre la base de los siguientes criterios: producción permanente de conocimientos, publicaciones en revistas arbitradas, aportes de soluciones a problemas sociales, participaciones periódicas en eventos científicos.

Técnica de recolección de datos. Se utilizó la entrevista en profundidad, que consiste en una conversación profesional con una o varias personas   para un estudio analítico de investigación o para contribuir en los diagnósticos o tratamientos sociales. Para Ruiz, J. e Ispizua, M. (1989) la entrevista en profundidad implica siempre un proceso de comunicación en el transcurso del cual, ambos actores; entrevistador-entrevistado, pueden influirse mutuamente, tanto consciente como inconscientemente. Este tipo de entrevista, reposa exclusivamente en la experiencia vicaria transmitida al investigador a través de la conversación con otro actor social.

Con esta técnica se procuró encontrar lo más importante y significativo en la mente del informante; sus significados, perspectivas e interpretaciones, el modo en que ellos ven, clasifican y experimentan su propio mundo. Este encuentro cara a cara facilitó el proceso dirigido hacia la comprensión de las perspectivas que tienen los entrevistados respecto de  sus vidas, experiencias y situaciones vinculadas  con la investigación. La información obtenida sirvió de base para los descubrimientos que a posteriori realizó el investigador.

Para conducir la entrevista se elaboró un guión con preguntas abiertas y a lo largo de éstas se formularon preguntas cerradas cuando se presentaba la oportunidad de captar el significado requerido, tomando en cuenta que el actor social es una persona quien  construye sentidos y significados de la realidad ambiental con los cuales entiende, interpreta y maneja la realidad a través de un marco complejo de creencias y valores, desarrollados por él, para categorizar, explicar   y  predecir los sucesos del mundo.

Tipos de datos.

Selección de teorías de base Selección de teorías de base. Para  elaborar  el marco teórico  referencial, se seleccionaron la teoría de la acción de Parsons y Shils,  el Modelo de Variabilidad de la Investigación de Padrón y los marcos conceptuales de competencia de Bernard, Levy-Leboyer y otros.    

            Sistematización del modelo interpretativo. Las respuestas a las premisas formuladas se obtuvieron a través de la vía inductiva; esto es, partiendo de las ideas plasmadas por los informantes clave y  asociadas con los testimonios de los investigadores en las biografías, se llevó a cabo un proceso de  interpretación, el cual  responde al momento señalado por Dilthey, en Martínez(1999) como “pasar de la exterioridad de los datos a la vivencia originaria que los produce, sean ellos gestos, lenguaje u objetos culturales en general” (p.223).

            La sistematización del modelo también  tuvo como aporte la experiencia de la investigadora,  obtenida a través del trabajo realizado como docente de postgrado en el eje de investigación, como tutora institucional de trabajos de grado e investigadora y miembro del Programa de Investigación Calidad de la Educación (PICE), cuya plataforma metodológica se ubica en el paradigma interpretativo.  Esto facilitó la captación de cada elemento presente en la riqueza expresiva del lenguaje ordinario, utilizado por los informantes al plantear con libertad y de manera abierta sus procesos de formación como investigadores.

            Validación del modelo. El proceso de validación constó de varias etapas. La primera de ellas consistió en la revisión del modelo por parte de los investigadores entrevistados, quienes visualizaron en los planteamientos, las acciones que ejecutan. Por otra parte, se obtuvieron también las  opiniones de pares, que aunque no aportaron información para el trabajo, pudieron suministrar observaciones de valor para mejorarlo. formalidad en su presentación. Se atendieron las sugerencias inherentes y se hicieron los ajustes pertinentes.

Las otras etapas de validación, quedan sujetas, por una parte, a la aplicación del modelo en casos concretos de la realidad, mediante  la propuesta generada a partir de  él (ver capítulo VII) y, por otra parte, la crítica hermenéutica de los lectores y usuarios de la tesis a través del tiempo, después que ésta haya sido divulgada.

Posibilidades de aplicación. Los enfoques discutidos en el modelo ponen de manifiesto los factores que constituyen las competencias del investigador. En ello se visualiza la importancia de los aspectos personales e individuales integrados con lo transindividual,  es decir, aquellos que trascienden al individuo y están asociados con otros y con los elementos inherentes a los contextos donde se desenvuelve.

Desde esa perspectiva, surgió la idea de presentar una serie de pautas susceptibles de aplicar en los contextos de postgrado, para impulsar el desarrollo de competencias en los participantes en función de ejecutar las actividades de investigación. Éllas están orientadas a atender tanto lo individual  como lo transindividual, aspectos de suma importancia  en la formación y desarrollo de las  potencialidades para investigar.

 

PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

            Para el análisis de la información obtenida en las entrevistas a profundidad realizadas a los informantes claves y los testimonios incluidos en las biografías de científicos de trayectoria reconocida, se aplicaron  los lineamientos descritos por Martínez (1994) los cuales se desarrollan mediante dos etapas: la descriptiva y la estructural. El objetivo de la primera es lograr una descripción del fenómeno en estudio que resulte lo más completa posible y que refleje la realidad vivida por cada sujeto, su mundo y su situación de la forma más auténtica.

Proyectando lo anterior  a esta investigación, se procedió a transcribir las grabaciones de audio con  las entrevistas realizadas. Para lograr una descripción fenomenológica que evidenciara la realidad tal como la presentaron los informantes claves, sin omitir aspectos relevantes y sin incluir elementos imaginados por el investigador, se compararon las transcripciones ya elaboradas con las grabaciones, y de esa manera asegurar  su veracidad y fidelidad. Igualmente, se analizaron las biografías de los investigadores seleccionados.

            La segunda etapa, centra su trabajo  en el estudio de las descripciones para delimitar las unidades temáticas naturales, determinar el tema central que domina cada   unidad temática, integrar éstas en estructuras descriptivas particulares y finalmente la integración de ellas en una general. El análisis de la información  permitió  extraer, en primer lugar  una descripción general de los informantes claves y posteriormente  una perspectiva detallada por factores y subfactores de las competencias del investigador.

La investigación como búsqueda del conocimiento, la investigación como búsqueda del conocimiento y su aplicación en la solución de problemas de la sociedad y la investigación  como proceso de desarrollo social.

Para explicar las competencias del investigador, se recurrió a tres factores constantes que hacen presencia en dicha acción, ellos son: el cognitivo, el afectivo y el organizacional. Estos elementos teóricamente tienen límites propios que permiten develar subfactores, sin embargo durante la dinámica del proceso de investigación se encuentran interconectados conformando una red que hacen diferenciables dichas competencias.

Factor cognitivo, se relaciona con la manera como un sistema, tanto natural como artificial, adquiere, almacena y trata la información que recibe de un objeto determinado, esa relación propicia una actitud hacia el objeto que se genera del conocimiento que de él se tiene y que permite fijar una opinión o creencia sobre el mismo. De esta manera se deriva que en el factor cognitivo convergen los conocimientos, las habilidades, las actitudes y las creencias, aspectos estos que se reflejan en los planteamientos de los informantes claves y en el contenido de las biografías revisadas  de los científicos de trayectoria reconocida.

Factor afectivo. Continuando con la descripción de los factores presentes en los procesos de investigación y manifestado por los entrevistados,  se plantea el afectivo, relacionado con el sistema de valores, intereses o motivaciones y las actitudes que poseen para realizar las actividades inherentes al proceso. Se reflejó en las declaraciones, un gran placer en la búsqueda de una solución a los problemas que se plantean y  al aumento del conocimiento.

Factor organizacional. El último factor citado en la interacción del proceso de investigación, es el organizacional, que se centra en las relaciones que se establecen entre el individuo y el ambiente. Para Mead, H. en Vilar, S. (1997, 92) la experiencia es  inconcebible sin actividad y sin establecer relaciones con los demás, así pues que la unidad de la existencia es el acto, en el cual se evidencian la personalidad y a la vez se representan las posibles acciones de los demás que son necesarias para adecuar el propio comportamiento. En él se suscita el influjo que los individuos, grupos y estructuras ejercen sobre la conducta de quienes están   dentro de las organizaciones para que éstas funcionen. La influencia proviene de tres subfactores: el social, el cultural y la infraestructura.

Lo planteado evidencia que una  persona al ejecutar proyectos de investigación, requiere no solamente  del factor cognitivo, referido al conjunto de conocimientos, habilidades y creencias, sino también del factor afectivo, el cual involucra  los sentimientos a favor o en contra del proceso que lleva a cabo, y además el factor organizacional asociado con el intercambio que el individuo realiza con el conjunto de personas y con el ambiente donde se desenvuelve.

 

MODELO  INTERPRETATIVO

El modelo propuesto, plantea la discusión de la dinámica de la acción investigativa, desde la perspectiva de que las acciones especializadas se configuran  a partir de una base de competencias no cognitivas las cuales contextualizan las competencias cognitivas u operativas. Las implicaciones teóricas de este modelo, permiten concebir la investigación como un proceso de producción de conocimiento sistemático y socializado, que exige a quien lo realiza un conjunto de competencias en cuyo desarrollo intervienen los factores: cognitivo, afectivo y organizacional.

Para iniciar la construcción del modelo, se tomó como base los componentes funcional y estructural que se presentan en la teoría de la acción; el primero,  engloba las actividades y operaciones que realiza el investigador dirigidas a alcanzar un fin, ellos son: los factores cognitivo, afectivo y organizacional que surgieron como categorías, en las cuales se engloban los elementos utilizados por los informantes claves, en la ejecución de sus actividades investigativas. La idea de integración de los tres elementos funcionales, fue postulada por Parsons y Shils (1968) y explicada a través del esquema de la personalidad, la cultura  y el sistema social como analíticamente inseparables  e inmersos en toda acción. Dentro de este contexto y haciendo analogías, se asumen para esta investigación los factores cognitivo, afectivo y organizacional como elementos del componente funcional,  igualmente interdependientes e interconectados.

            En este marco de referencia, se puede plantear la complejidad de los  factores: cognitivo, afectivo y organizacional los cuales se conforman en la situación inicial  y cuya integración favorece  el  desarrollo  de  las  macrocompetencias (intelectuales, interpersonales e institucionales) las mesocompetencias (percepción, aprehensión, producción, trabajo en equipo, liderazgo, adaptabilidad, flexibilidad y administración de recursos) y las microcompetencias (observar, identificar, categorizar, razonar, comprender, sistematizar,  socializar y   generalizar el conocimiento, integrar, promover  la participación, conducir grupos, amplitud en las ideas, tomar decisiones en conjunto, propiciar cambios, atender normas y políticas, formular estrategias de acción, gestionar alianzas, desarrollar líneas de investigación, planificar y ejecutar proyectos y utilizar las infraestructuras)

Las mencionadas macro, meso y microcompetencias,  unidas con los elementos del componente estructural, que  se encarga de explicar las relaciones contextuales que producen la interacción relacional del conjunto que conforman: la situación de acción, el actor, el objeto de la situación, la orientación del actor y los medios operativos, forman la situación intermedia estrechamente vinculada con la primera, ellas sirven de plataforma a las relaciones explícitas presentes en la situación final  en la que se visualizan los roles: personal, interpersonal y laboral que les corresponde cumplir  en la organización.

Todo el proceso realizado mediante las tres situaciones descritas generan conocimientos, aspecto éste que constituye  la misión de la investigación cuyo cumplimiento se logra con la aplicación de las competencias inherentes al proceso. Para ello es necesario generar un ambiente de aprendizaje donde los estudiantes tengan la oportunidad de desarrollar los conocimientos, las habilidades y destrezas que les permita ejecutar la actividad investigativa. El modelo se sistematiza en una estructura que comprende los elementos descritos (ver Gráfico 1)

Los resultados de las etapas precedentes sirvieron de plataforma para la elaboración de unas  aproximaciones de tecnologías de intervención. cuyo propósito se orienta a generar  la reflexión sobre las condiciones que han de ofrecer los postgrados universitarios  a las personas involucradas en ellos para desarrollar las competencias necesarias en la ejecución de los procesos de investigación.

APROXIMACIONES DE  TECNOLOGÍAS DE INTERVENCIÓN PARA LA PRAXIS DE  FORMACIÓN DE INVESTIGADORES

            En el modelo se destacan los factores que constituyen las competencias del investigador el cual se sistematizó siguiendo las descripciones de las entrevistas y las biografías. De igual forma se interpretó   la manera como se generan esas competencias. En la información  obtenida de las entrevistas, se destacaron dos modalidades de generación de competencias, ellas son: el conocimiento logrado de manera directa y el conocimiento indirecto.

El primero, está conectado con la manera como el individuo procura canalizar sus inquietudes y expectativas en relación con el conocer.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


                                                                                             

Personal

 

Interpersonal

 

Laboral

 

 
 

 


                                                                                             

Elipse: MISIÓN:
PRODUCIR
CONOCIMIENTO
 


                                                                                                  

Micro

 
 

 


                                                                                                        

 

 

 

 

 

 

 

 


                                                                                          

 

Gráfico 1. FACTORES QUE CONSTITUYEN LAS COMPETENCIAS DEL INVESTIGADOR

MODELO INTERPRETATIVO

 
 

 



La segunda modalidad identificada como conocimiento indirecto, plantea el desarrollo de conocimientos, habilidades y destrezas por la vía del modelaje y de la interacción.

            Estas aproximaciones de aprendizaje  se orientan hacia dos direcciones una, que atienda los aspectos inherentes a la adquisición de conocimientos  de manera directa mediante talleres, seminarios, y la otra que genere el conocimiento indirecto a través de la aplicación de los conocimientos adquiridos en investigaciones sobre la realidad de su entorno, las cuales se pueden alcanzar a través del modelaje de figuras o grupos de individuos con quienes tenga la oportunidad de interactuar.

Una manera tentativa de organizar el proceso de aprendizaje es atendiendo las siguientes fases: diagnóstico, diseño de planes, ejecución de los planes y evaluación. El primero se refiere al momento inicial, a través del cual se detectan las carencias, expectativas y potencialidades de los participante, el segundo es la conformación de acciones que permitan superar las carencias, cubrir las expectativas y activar las potencialidades.

            Siguiendo con las fases, se encuentra la tercera, planteada como la ejecución, referida a la puesta en marcha de las acciones diseñadas en el plan general y finalmente la evaluación, aunque señalada como el elemento último ella se aplica durante todo el proceso, pues tiene que cumplir el rol de seguimiento y orientación, aspectos fundamentales para conocer el avance o estancamiento de quienes intervienen en él. (ver Gráfico2)

 

 

 

 

 


                   

 

                     Gráfico 2.  Fases para organizar el proceso de aprendizaje

 

COMENTARIO FINAL

            El proceso de investigación demanda a quienes la realizan una serie de competencias que les permita conducir con seguridad dicha acción, estas competencias se desarrollan en el individuo a través del aprendizaje directo y por terceras personas. En este contexto, se pudo detectar, la intervención de los factores cognitivo, afectivo y organizacional en su desarrollo. La presencia de ellas, se ponen de manifiesto  en la ejecución de los roles desempeñados por los investigadores, los cuales fueron descritos mediante entrevistas a profundidad, orientando así el diseño de un modelo teórico el cual refleja los elementos que las conforman y las relaciones de interdependencia existentes entre ellos.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Briceño, Y. (1.996) La Universidad como formadora de recursos humanos:   su impacto en el entorno desde la perspectiva de los empleadores. U.N.E.S.R. Venezuela.

 

DiCaprio, N. (1.989) Teoría de la personalidad. Mc Graw-Hill. México.

 

Escontrela, R. (1.995) La Educación de Postgrado en Venezuela. U.C.V., Venezuela.

 

Levy-Leboyer, C. (1996) Gestión de las Competencias. Gestión 2000. España.

 

Mitrani, A. y otros. (1.992) Las Competencias. España. Deusto.

 

Murray, D. y otros (1.996). Las Competencias. Clave para una Gestión Integrada de los Recursos Humanos. España. Deusto.

 

Padrón, J. (1.992) La investigación educativa como acción semiótica textual, UNESR. Venezuela.

 

--------  (1.992) Paradigma de investigación en ciencias sociales. Un enfoquecurricular. UNESR. Venezuela.

 

Padrón, J. (1.994) Organización y Gerencia de investigaciones y  estructura

investigativa de Universitas 2.000.18.3-4.

 

Parsons, T., Bales, R. Y Shils, E. Apuntes sobre la teoría de la Acción      .Amorrortu Editores Argentina.

 

Robbins, S. (1987) Comportamiento Organizacional. Prentice Hall. México